Todas las noticias

Competencias profesionales: qué son y cuáles son las más demandadas

personas_oficina_gestion_competencias

Publicado el 9 septiembre, 2021

¿Te gustaría saber cuáles son las competencias más demandadas? ¡Despeja todas tus dudas gracias a este post!

La selección por competencias es un proceso extremadamente personalizado, en el que hay que identificar las necesidades de la empresa para poder encontrar el capital humano mejor preparado para satisfacerlas con éxito. 

Pero, a pesar de que cada empresa tiene su propia cultura corporativa y sus objetivos, hay habilidades demandadas por una gran parte de compañías en todo el mundo.

La capacidad de trabajar en equipo o las habilidades comunicativas, por ejemplo, se repiten en la mayoría de los rankings, lo que nos ayuda a hacernos una idea de cómo es el perfil profesional más versátil, preparado para las exigencias del momento.

¿Qué son las Competencias Profesionales?

Tanto competencias como habilidades son características de una persona candidata para demostrar si es o no la persona indicada para ocupar un puesto de trabajo.

La habilidad es la capacidad que una persona tiene para hacer algo de manera correcta y cumplir con los que se le solicita, mientras que las competencias son rasgos que permiten demostrar que se trata de la persona más capacitada para desenvolverse de la mejor manera posible en su puesto de trabajo.

Objetivo de las competencias laborales

El objetivo de las competencias laborales es poder contar con unos conocimientos que permitan a la persona empleada realizar una tarea con garantías de éxito y profesionalidad.

Competencias vs habilidades, ¿en qué se diferencian?

Aunque es cierto, como podemos observar, que la línea que separa la habilidad de la competencia es muy fina y tal vez se vea más claro con un ejemplo. Una persona tiene entre sus tareas realizar planes de igualdad para empresas, si lo hace tratando de buscar la máxima utilidad para el cliente, teniendo en cuenta la importancia de la tarea y tratando de acercarse lo más posible a la excelencia, hablamos de COMPETENCIA, si por el contrario simplemente se decanta por hacer la tarea eso es HABILIDAD.

Por tanto, serán todas aquellas aptitudes que determinarán si somos competentes para un trabajo, o, dicho de otra forma, si somos aptos para desempeñar ese puesto de trabajo, o, por lo contrario, no lo somos.

Estas competencias pueden ser rasgos que forman parte de nosotros, de nuestro ADN, o bien rasgos adquiridos por el tiempo y experiencia.

Cabe destacar la diferencia entre la competencia laboral y la técnica. Con la técnica, nos referimos a aquella capacidad y/o aptitud para desarrollar cierta actividad; mientras que la laboral, es la capacidad para desarrollar esta actividad dentro del ámbito profesional.

Por lo que, puedes tener muy buena técnica, pero poca experiencia dentro del ámbito laboral, por ello es importante trabajarlo para mejorar.

Tipos de competencias profesionales

Una vez hemos diferenciado, a grandes rasgos, qué se considera habilidad y qué competencia; a continuación encontrarás algunos de los tipos de competencias profesionales destacados:

  • Competencias Básicas. Estas son las que hemos debido ir alcanzando durante el desarrollo de nuestra infancia y que nos preparan para la vida adulta y que se van perfeccionando en el tiempo a través de nuestras experiencias. Por este motivo se considera que la vida es un aprendizaje continuo. Se establecen como competencias básicas la lingüística, la interacción con el mundo físico, su cuidado y respeto y las matemáticas.
  • Competencias Transversales o soft skills. Son actitudes sociales, emocionales, resolutivas y de comportamiento.  Según la definición de la UNESCO, las soft skills (también conocidas como habilidades No Cognitivas) son «patrones de pensamiento, sentimientos y comportamientos» (Borghans et al., 2008) que están determinadas socialmente y pueden desarrollarse durante toda la vida para producir valor. Las soft skills pueden comprender rasgos de personalidad, actitudes y motivaciones y son de vital importancia para el empleo y la adaptabilidad de los ciudadanos.
  • Técnicas o Específicas. Las competencias técnicas hacen referencia a las competencias adquiridas después de haber realizado una determinada formación específica y son exclusivas de un puesto de trabajo en concreto. Estas habilidades se puedes probar y medir, son objetivas y se pueden cuantificar para valora el desarrollo y evolución de estas.

¿Cuáles son las competencias profesionales más demandadas?

Hasta hace unos años era suficiente rellenar nuestros CV con conceptos básicos que se consideraban imprescindibles y necesarios para cualquier persona candidata. Algunos ejemplos eran: el famoso “don de gentes”, que los más veteranos en los procesos de selección recordaran, la movilidad geográfica y la capacidad de trabajar en equipo. Hoy en día existen multitud de listados en los que englobar lo que consideramos las soft skills necesarias para una exitosa participación en la sociedad y requeridas para poder conseguir un buen empleo.

Ambición

La ambición puede verse en el mundo laboral como algo negativo sin embargo la debemos enfocar como la capacidad de establecer metas, de conseguir y alcanzar los objetivos y de ser capaz de lograr grandes sueños.

Toma de decisiones

Es el proceso que se lleva a cabo para elegir entre varios caminos a la hora de definir una estrategia, resolver un problema o establecer una estructura organizativa.

Comunicación

La capacidad de transmitir información de unos a otros. Debemos de partir de la premisa de que estamos en continua comunicación, y que todas nuestras acciones incluso la inacción es una forma de comunicarnos

Resiliencia

Según la definición se entiende por resiliencia como la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos. Si se extrapola este concepto al mundo laboral, la resiliencia es la capacidad de poder salir reforzados de un cambio, y además salir reforzado como perfil profesional.

Flexibilidad

En un entorno tan cambiante y voluble como el actual se trata de la capacidad de modificar la propia conducta para alcanzar los objetivos deseados. Esto implica versatilidad par adaptarse a distintos contextos , personas y medios.

Habilidades digitales

Que el mundo tanto laboral como personal es algo que está cambiando y transformándose hacia la vida online es algo que todos sabemos, pero está claro que vamos a necesitar ciertas habilidades para poder hacer frente a este nuevo mundo virtual en el que ya estamos viviendo. Por todo ellos las personas de las empresas deberán ser multidisciplinares, flexibles, con visión estratégica, habilidad para gestionar equipos en remoto y capaces de moverse en un entorno híbrido que combinará el trabajo online con el presencial.

Productividad

Habilidad de fijar para uno mismo objetivos de desempeño por encima de lo esperado y alcanzarlos exitosamente. Se trata de marcarse objetivos cada vez más altos, pero eso sí, alcanzables, pues de lo contrario puede suponer una importante desmotivación en nuestros equipos.

Nivel de compromiso

El compromiso de las personas empleadas refleja la implicación intelectual y emocional con su empresa, y ,con ello, su contribución personal al éxito de la misma. Las personas comprometidas comparten una serie de creencias y actitudes que vistas en su conjunto reflejan un aspecto clave de la salud de la empresa. El compromiso es un camino de doble vía entre empresa y persona empleada. Gestionar correctamente este compromiso para que crezca unido al proyecto empresarial que define una organización, requiere de la fusión de muchos aspectos claves de una empresa como son la eficiencia, la productividad, la seguridad, la captación y retención, la satisfacción, permanencia y lealtad de los empleados, entre otros.

Iniciativa de aprendizaje

Capacidad para aprender e incorporar nuevos esquemas y modelos de trabajo, así como para incorporar conocimientos y habilidades desde la práctica y la observación. La iniciativa de aprendizaje no es algo que se deba dejar para las nuevas generaciones. La posibilidad de acomodarse de los miembros de un equipo es uno de los síntomas más peligrosos que pueden aparecer en una empresa y puede generar enorme descontento y falta de motivación entre la plantilla.

Trabajo en equipo

Implica la capacidad de colaborar y cooperar con los demás, de formar y sentir ser parte de un equipo. Capacidad para fortalecer el espíritu desde los niveles más altos de la organización hasta la capacidad de participar de buen grado y apoyar las iniciativas que le correspondan al resto de niveles y grupos de una empresa. Para todo esto se requiere capacidad para solicitar opinión al resto del equipo, valorar sinceramente las ideas y experiencias, así como la libertad para poder expresarse.

¿Cómo evaluar las competencias profesionales?

Con evaluar las competencias profesionales nos referimos al proceso de valorar el desempeño en las tareas realizadas por tu plantilla, en base a todas aquellas establecidas en la descripción de su puesto de trabajo.

Así pues, se crearía una especie de plantilla, o modelo de competencia, por cada puesto, con unos puntos a evaluar. En este modelo, se especificará todo lo necesario para alcanzar el éxito de los roles.

En definitiva, la evaluación de competencias profesionales medirá la forma en la que una persona empleada hace todo lo necesario para cumplir el objetivo de su rol dentro de la organización. Aun así, existen diversas formas de realizar esta evaluación, por ejemplo: 

Autoevaluación

En este caso, las personas empleadas, deberán realizar una evaluación en base a un modelo de competencia ya detallado que tendrán como ejemplo. La autoevaluación ayuda a la plantilla a hacer una introspección y poder reflexionar sobre todo aquello que hacen de forma correcta o incorrecta y querer así, estar en constante mejora.

Sería una buena forma para contribuir a un correcto desarrollo, aunque hay que tener en cuenta que los datos que puedas extraer de este tipo de evaluaciones, nunca serán precisos, deberán ser contrastados con una evaluación del responsable, para no crear opiniones individuales. 

Evaluación 360º

Mediante esta forma de evaluación, se obtendrán unos datos y análisis mucho más profundos y efectivos. Se examina al equipo o individuo de la forma más objetiva y desde varios puntos de vista. Además, cabe decir que son el tipo de evaluaciones más populares actualmente dentro de las empresas.

Primeramente, se debe proponer a todos los miembros de la plantilla que se comparen, individualmente, con un modelo de competencia (previamente se definirán todos los modelos de competencia profesional de la empresa) que correspondan a su rol y se autoevalúe. Después de realizar este paso, localiza a personas que se relacionen con él o ella y realiza el mismo tipo de evaluación sobre esa misma persona para al final, obtener una evaluación completa y subjetiva. 

Así pues, mencionados todos estos aspectos sobre las competencias profesionales y cuáles existen, hay que ser cuidadosos, porque como hemos comentado al principio del artículo, cada empresa tiene sus propios objetivos y los profesionales de RRHH deben saber identificar exactamente las competencias que se relacionan con cada organización a nivel general y con cada puesto en particular.


Un artículo de:
Equipo de Redacción
Comunicación & Marketing de Grupo Castilla

Comparte este artículo:


Últimas noticias

Grupo Castilla © · Todos los derechos reservados 2022