Todas las noticias

¿Por qué son importantes las soft skills y cuáles son las más demandadas?

Conoce los tipos de soft skills con ejemplos

Publicado el 21 febrero, 2024 - Modificado el 27 febrero, 2024

Las habilidades no técnicas, relacionadas con la forma de trabajar y los rasgos de la personalidad, son altamente valoradas en los procesos de selección. Descubre cuáles son las soft skills más demandadas en el mercado laboral y cómo evaluarlas.

En los procesos de selección, se consideran diferentes aspectos para elegir el perfil más adecuado a una vacante y, entre ellos, destacan las soft skills. Hablamos de las habilidades blandas que se demandan en las personas candidatas como pueden ser la adaptabilidad, el pensamiento crítico, las dotes comunicativas o la capacidad de trabajar en equipo, entre otras cualidades que definen formas de comportamiento y desempeño, más allá de las aptitudes técnicas profesionales.

Pero ¿qué tipos de habilidades blandas hay? ¿Son más decisivas que las competencias técnicas en una entrevista de selección? Descubre la importancia de las soft skills, cuáles son las más demandadas y en qué se diferencian de las hard skills. ¡Sigue leyendo!

¿Qué son las soft skills?

Las soft skills, o competencias blandas, son habilidades como la sociabilización, la comunicación, el liderazgo y la flexibilidad. Se trata de aptitudes que no tienen por qué ir ligadas a competencias técnicas. Además, aunque hay personas candidatas que cuentan con ellas de manera innata, es posible trabajarlas mediante la inteligencia emocional, por ejemplo. 

Seguro que te sorprenderá saber que este término fue creado en 1972 y el origen es el Ejército de los Estados Unidos. Sí, como lo lees. Y es que se comprobó que las tropas más efectivas no eran las que tenían un alto conocimiento del funcionamiento de las armas, sino las tropas de soldados con habilidades como la responsabilidad, la comunicación y el trabajo en equipo. Así, es fácil deducir que, con la extrapolación del concepto al mundo civil, se mantuvo la esencia. Pero ¿por qué son hoy tan importantes las soft skills?  

Por qué son importantes las soft skills 

En los últimos tiempos hemos visto como las empresas se han tenido que enfrentar a entornos VUCA, más inestables y volátiles que nunca. Por este motivo, y por la velocidad con la que avanza la sociedad del siglo XXI, las compañías valoran más que nunca que futuros miembros de la plantilla tengan habilidades soft vinculadas a la adaptación, la flexibilidad y la resiliencia.  

proceso de selección

Diferencia entre las soft skills y las hard skills

Las hard skills son aquellas aptitudes vinculadas a aspectos técnicos. De hecho, son definidas habitualmente como competencias que se suman al currículum gracias a una formación previa. En cambio, las habilidades soft se adquieren de una forma, prácticamente, natural, con la experiencia, el trabajo en equipo y la actitud. 

De todas formas, aunque es cierto que las soft skills pueden entrenarse, hay personas que ya las poseen de manera intrínseca.  

Ejemplo de soft skills y hard skills 

Las hard skills son las habilidades técnicas de una persona, como pueden ser el dominio de un idioma, el manejo de software o de un lenguaje de programación. Así, por ejemplo, si buscamos a una persona experta en programar una aplicación web que conozca Java, el hecho de que tenga una Ingeniería en Informática y experiencia en entornos Java, le confieren competencias hard que se pueden evaluar fácilmente.  

Pero, además, dicho profesional con las aptitudes técnicas mencionadas, también se caracterizará por tener ciertas habilidades blandas, asociadas al comportamiento y la inteligencia emocional, como pueden ser las siguientes:  

  • Adaptabilidad. 
  • Liderazgo. 
  • Creatividad. 
  • Vitalidad.  
  • Extroversión. 
  • Trabajo en equipo. 
  • Gestión del tiempo. 
  • Pensamiento estratégico.  
  • Dotes comunicativas. 
  • Atención al detalle. 
  • Pensamiento crítico y estratégico.  

¿Qué tipos de soft skills hay?

Como hemos comprobado, las habilidades blandas definen rasgos de la personalidad y capacidades personales, de ahí que sean distintas en función de cada perfil. Asimismo, en el ámbito laboral, se pueden aplicar unas u otras según la situación y el objetivo a cumplir. En este sentido, dependiendo de su función, podemos hablar de diferentes tipos de soft skills:  

  • Interpersonales: permiten establecer relaciones favorables con los demás, como la capacidad de trabajar en equipo, de empatizar y de comunicar asertivamente.  
  • Ejecutivas: se emplean para conseguir un objetivo específico, y se caracterizan por la practicidad y su implicación en la resolución de problemas. Asimismo, son útiles para ejecutar tareas manuales o financieras.   
  • Reflexivas: son las soft skills que dan pie a la reflexión para abordar de forma coherente y consciente diferentes situaciones. La capacidad de pensar desde el criterio y la creatividad son altamente valoradas en la planificación de negocios, análisis de mercados y desarrollo de proyectos.  
  • Actitudinales: se refieren a la capacidad de reaccionar ante determinados estímulos, así como de adaptarse a diferentes escenarios. Se trata de aptitudes sobre las que la inteligencia emocional tiene una gran implicación.  
  • Organizacionales: son las habilidades blandas que hacen posible la correcta ejecución de tareas en equipo. Los ejemplos más representativos son la capacidad de liderazgo y la gestión del tiempo.  
Descubre las soft skills más demandadas

Las 14 Soft skills más demandadas en el mercado laboral

Las soft skills son cada vez más valoradas en los procesos de reclutamiento. Entre ellas, estas son algunas de las más solicitadas en las personas candidatas:  

  • Flexibilidad: la capacidad de adaptarse a nuevos contextos y retos. Se trata, de hecho, de una de las habilidades que mejor valoran las empresas en la actualidad. 
  • Empatía: esta es una de las aptitudes fundamentales para favorecer el trabajo en equipo. Trata de unir esfuerzos tanto en el plano emocional como profesional.  
  • Comunicación: conseguir transmitir ideas con eficiencia y claridad. La capacidad de comunicar es una habilidad transversal que se requiere con frecuencia en los procesos de selección
  • Creatividad: proponer soluciones creativas, inteligentes y distintas; nuevas formas de hacer en un nuevo paradigma cambiante. Sin duda, es una de las soft skills más demandadas. 
  • Liderazgo: la capacidad de conducir a los equipos y de potenciar su crecimiento es una aptitud que se corona en el pódium de las soft skills. Y es que, las personas líderes son piezas clave que acompañan y guían al talento, llevando a las organizaciones a la cima del éxito.  
  • Resiliencia: ser capaz de adaptarse a nuevos contextos y desafíos, así como a la propia cultura empresarial.  
  • Pensamiento crítico: generar nuevos puntos de vista y tener una capacidad analítica, así como una actitud curiosa, son puntos especialmente potenciales en los perfiles profesionales.  
  • Compromiso: mostrar implicación y responsabilidad con los objetivos y los valores de la organización son soft skills altamente valoradas en la captación de talento.  
  • Trabajo en equipo: especialmente en los crecientes entornos híbridos y de teletrabajo, las empresas buscan personas empleadas capaces de colaborar entre sí y de repartir con efectividad las tareas, ya sea presencialmente o en remoto.  
  • Crecimiento: se buscan profesionales dotados con growth mindset, lo que se traduce en ser capaces de afrontar nuevos retos y de percibir estos como una oportunidad para prosperar. Para ello, creer en el talento propio y apostar por el desarrollo continuo, es clave.  
  • Pensamiento estratégico: se trata de una habilidad blanda de tipo reflexivo que resulta indispensable para emprender proyectos ambiciosos, tomar decisiones y responder a escenarios cambiantes.  
  • Capacidad de análisis: dominar la analítica de datos y el Big Data son soft skills muy codiciadas en un mercado marcado por la digitalización. Es por ello que se valora especialmente el talento que guía a las empresas en la toma de decisiones basadas en datos.  
  • Habilidades digitales: ahora más que nunca, con un mercado laboral en constante innovación, las empresas buscas perfiles con habilidades sobre el análisis y gestión de datos, el marketing digital, la ciberseguridad, la inteligencia artificial y la automatización de procesos, la programación, etc.  
  • Resolución de problemas: otra de las habilidades blandas más demandas es que las personas candidatas sepan responder a las adversidades de forma ágil y efectiva. Y es que esta cualidad refleja si un perfil es autosuficiente y si es capaz de manejarse en contextos complejos. 

Cómo medir las habilidades blandas de tu equipo

Llegados a este punto, es posible que te preguntes cómo se pueden comprobar las soft skills o habilidades blandas en una persona candidata. Lo cierto es que hay diferentes métodos para analizarlas, tanto en procesos de reclutamiento como en promociones internas:  

  • Test de personalidad: es un instrumento que permite evaluar los rasgos de personalidad cuya detección es más complicada en la realización de entrevistas de trabajo. Para ello, en Grupo Castilla empleamos una herramienta de evaluación de personalidad, Talent Test, mediante la cual se miden hasta 8 rasgos de la persona y su factor de inteligencia general.  
  • Pruebas psicotécnicas: se trata de test que miden las habilidades cognitivas de la persona, como la atención, el pensamiento crítico, la capacidad para resolver problemas o el razonamiento tanto lógico como verbal, etc.  
  • Gamificación: emplear el juego puede ser un método muy útil para medir las soft skills en los equipos. Al poner a estos a prueba para alcanzar distintas metas se puede comprobar cuál es su respuesta ante distintas situaciones que se pueden dar en el ámbito laboral.  
  • Entrevistas grupales: son técnicas especialmente interesantes para medir la habilidad de trabajar en equipo, las aptitudes comunicativas y la empatía.

¿Cómo ayudar a tu plantilla a desarrollar sus soft skills?

Es posible potenciar las soft skills en diferentes situaciones; desde en contextos educativos y de voluntariado, hasta en entornos profesionales y a través de planes de capacitación continua, como veremos a continuación. En cualquier caso, es fundamental contar con la predisposición y el compromiso de la persona por desarrollar esas habilidades.  

  • Capacitación laboral: se pueden promover programas y cursos de capacitación para entrenar las habilidades blandas, así como concienciar a las personas candidatas de la importancia de incluirlas en el currículum. 
  • Formación en el trabajo: la trayectoria laboral da lugar a una buena adquisición de soft skills, las cuales variarán en función del rol desempeñado. Por ejemplo, una persona que trabaja en el área comercial habrá desarrollado más las habilidades comunicativas y la capacidad de trabajar en equipo. Mientras que, una persona empleada muy familiarizadas con la atención al cliente tendrá una mayor capacidad de resolver conflictos a raíz de tratar con clientes insatisfechos y gestionar reclamaciones con mayor asiduidad.    
  • Voluntariado: las habilidades blandas también pueden desarrollarse en actividades dentro de contextos educativos y mediante actividades de voluntariado, ya que exigen la capacidad de adaptación y de resolución de problemas en la mayoría de casos.  

Cómo valorar las soft skills en la captación de talento 

Vivimos en un mercado laboral cada vez más especializado, con un nivel educativo y formativo muy alto y que va a seguir progresando en esta tendencia. Gran parte de las recientes y nuevas generaciones tienen formación universitaria o formación técnica superior, así como en muchas ocasiones buen nivel de idiomas, ofimática, etc. ¿Qué supone esto? Pues que contamos con una gran cantidad de perfiles cuyas hard skills, por lo general, tienen una muy buena base sobre la que ser desarrolladas.   

De este modo, ante una relativa igualdad en las competencias técnicas, las personas reclutadoras han empezado a valorar más las habilidades soft para seleccionar talento que marque una diferencia cualitativa en entornos corporativos. Asimismo, se intenta analizar el encaje de la persona candidata en el ambiente de trabajo, en la misión/visión de la empresa, del puesto, del proyecto, de las responsabilidades, etc.   

Así pues, sí es cierto que las soft skills están siendo valoradas de una forma renovada y están ganando especial atención, sobre todo en el campo de la gestión de Personas y, en concreto, en las entrevistas de selección. Aunque es evidente que una carrera profesional nunca será determinada, únicamente, por las soft skills, ya que para desarrollar ciertos puestos de trabajo es imprescindible una base educativa y técnica.  

Por tanto, lo más recomendable es que si el departamento de RRHH de tu empresa está empezando un proceso de selección tenga en cuenta este equilibrio entre las soft y las hard skills a la hora de contratar talento potencial con garantías de éxito.  

¿Necesitas ayuda para identificar las habilidades clave en las personas candidatas? En Grupo Castilla, desde nuestra área de conocimiento Talent Services, te acompañamos para seleccionar los perfiles que necesitas para impulsar tu organización. ¡Apóyate en nuestro equipo de expertos en gestión de Personas y optimiza tus procesos de selección!   


Un artículo de:
Maria Gari Font
Especialista de selección en Talent Services de Grupo Castilla

Comparte este artículo:


Últimas noticias en "Gestión del talento"

Grupo Castilla © · Todos los derechos reservados 2023