Todas las noticias

¿Cómo combatir la desmotivación laboral en el equipo?

mujer desmotivación laboral

Publicado el 24 noviembre, 2022

¿Te gustaría saber cómo hacer frente a la desmotivación de la plantilla? ¡No te pierdas este post y lleva la motivación del personal de tu organización a otro nivel!

La desmotivación laboral es uno de los problemas más importantes a los que se puede enfrentar una empresa en relación con la gestión de equipos de trabajo. En este post repasamos cuáles son sus causas y consecuencias principales y qué se puede hacer para combatirla. 

Qué es la desmotivación laboral 

Podemos decir que existe desmotivación laboral cuando una parte del equipo (desde una sola persona hasta el equipo completo) sufre insatisfacción, falta de compromiso laboral y desinterés por los proyectos y el trabajo que está llevando a cabo. Adicionalmente, esta falta de motivación puede derivar en frustración e, incluso, burnout en la persona que la sufre. 

¿Cómo detectar a una persona desmotivada? 

Detectar a una persona desmotivada no es complicado, pues su comportamiento va dejando pistas acerca de lo que le ocurre: 

  • Incumplimiento de horarios: tanto en lo que respecta a las horas de entrada y salida del trabajo como en relación con las fechas de entrega de sus proyectos en el ámbito laboral, lo que acabará por reducir su productividad e, incluso, puede afectar al resto del equipo. En este caso contar con un software de RRHH integral con control horario puede facilitar la tarea al departamento de gestión de personas y detectar a tiempo esta problemática. 
  • Falta de participación: en eventos corporativos y actividades grupales, especialmente si la desmotivación viene provocada por un desacuerdo con las políticas de gestión de la empresa o una incomodidad por el ambiente laboral de la misma. 
  • Negativas: una señal clara de que una persona está desmotivada en su lugar de trabajo es que rechace implicarse en nuevos proyectos, asumir retos o desafíos o, incluso, a recibir formación para la obtención de nuevos conocimientos y habilidades. 
  • Conflictos con compañeras y compañeros: al final, el mal humor, el aburrimiento y la apatía característicos de la desmotivación son contagiosos y, a su vez, afectan a la productividad del grupo, lo que puede derivar en un progresivo enrarecimiento del ambiente laboral que termine por generar conflictos dentro de la plantilla. 
desmotivación laboral en la oficina

Causas de la desmotivación en el trabajo 

Pero ¿qué provoca que una persona que, hasta el momento, cumplía con sus funciones de forma eficaz de repente sufra una desmotivación que afecte a su rendimiento y termine por complicar el buen ambiente laboral? Estas son algunas de las causas más frecuentes. 

Falta de reconocimiento 

Se considera la primera causa de desmotivación laboral entre las personas empleadas y se refiere a: el desequilibrio existente entre el esfuerzo que una persona realiza en su puesto de trabajo para alcanzar las metas y objetivos propuestos; y el reconocimiento y la valoración que recibe por parte de la empresa. Aunque tendemos a pensar que es necesario premiar e incentivar al equipo de forma económica (en forma de ascensos y gratificaciones) en muchas ocasiones lo que la persona busca es sentirse valorada y unas simples palabras de reconocimiento pueden marcar la diferencia. 

Contradicción entre expectativas y realidad 

En ocasiones, un cambio de objetivos, incluso de misión o valores empresariales puede generar una escisión con la ideología y pensamientos de la persona trabajadora, especialmente si se trata de algo repentino, que no ha sido comunicado ni negociado adecuadamente. Esto puede generar una insatisfacción que derive en desmotivación, frustración y falta de rendimiento. 

Comunicación insuficiente 

Cada vez más, las empresas huyen de relaciones verticales (dirección-equipos de trabajo) y apuestan por fomentar un modelo de comunicación horizontal, que elimina jerarquías, como forma de fomentar la comunicación entre la empresa y las personas empleadas y, de este modo, contribuir a la reducción de la desmotivación entre la plantilla. 

portal empleado

Salario bajo o inadecuado 

La percepción de que el salario propio no es suficiente con relación a las tareas realizadas, los conocimientos adquiridos o la experiencia que tiene la persona trabajadora es una de las causas más frecuentes de desmotivación laboral. Una correcta gestión de la estructura organizacional y diseño eficaz del employee journey contribuyen a que cada persona trabajadora conozca qué es lo que se espera de ella y de qué forma puede crecer y desarrollarse en la empresa, alejando el fantasma de la desmotivación.  

Estancamiento y monotonía 

Si la persona empleada considera que ya lo ha conseguido todo dentro de la empresa y que sus posibilidades de promoción y crecimiento no existen, es posible que termine por desilusionarse y, en consecuencia, sucumbir a la desmotivación. 

Clima laboral tóxico 

Un clima laboral agradable, en el que las relaciones entre los miembros del equipo sean gratas, contribuye enormemente a que las personas trabajadoras acudan felices a su puesto; por el contrario, un equipo en el que reine la desconfianza, la falta de compañerismo y el mal ambiente acabará por afectar a la motivación de los trabajadores y trabajadoras. Lo mismo aplica para el centro de trabajo y los equipos y herramientas utilizadas. 

Mala gestión del capital humano 

La falta de liderazgo, el desconocimiento de la plantilla y de las virtudes y puntos fuertes de cada uno, así como la falta de vínculos emocionales con las personas trabajadoras, deriva en una gestión impersonal e ineficaz, que en muchas ocasiones acaba por generar aburrimiento, insatisfacción y falta de motivación en los equipos de trabajo. 

¿Cuáles son las consecuencias de la desmotivación laboral? 

Más allá del malestar de la persona trabajadora en su día a día, la desmotivación laboral puede convertirse en un problema para la empresa, que debe enfrentarse a los siguientes inconvenientes: 

  • Productividad: o, más bien, falta de ella. La primera consecuencia de la desmotivación en los equipos de trabajo es la reducción de la productividad (que puede llegar hasta a un 40%) que, si no se soluciona a tiempo, puede acarrear consecuencias económicas muy negativas. 
  • Rendimiento: consecuencia directa de lo anterior, el rendimiento de la persona desmotivada caerá en picado, una circunstancia que se puede extender al resto del equipo si se genera un mal clima laboral. 
  • Absentismo, que a su vez puede repercutir en el alcance de los objetivos marcados y, una vez más, afectar a toda la plantilla. 
  • Rotación de personal: si el problema se extiende, la empresa puede llegar a una situación de alta rotación de personal, lo que crea una imagen negativa de la misma, además de problemas logísticos derivados de la necesidad de llevar a cabo procesos de selección y formaciones de forma continuada. 
  • Mala imagen corporativa: en el momento en el que estos problemas se conozcan fuera de la empresa, la imagen de la misma se verá afectada, tanto de cara a la competencia como frente a clientes, proveedores e, incluso, posibles futuros candidatos, que no querrán trabajar allí. 

Aprender a detectar la desmotivación en el centro de trabajo 

Detectar a tiempo a una persona desmotivada y poner solución antes de que el problema se extienda es crucial para evitar llegar a las situaciones antes mencionadas. Pero, ¿cómo hacerlo? Prestar atención a los posibles signos de desmotivación en la plantilla parece de lo más sencillo, pero no siempre es viable, especialmente en empresas muy grandes. Además responde a criterios puramente subjetivos, por lo que no parece la opción más recomendable. 

Por suerte, actualmente existen herramientas que pueden facilitar la labor de los responsables de recursos humanos a la hora de detectar posibles problemas, mediante el análisis de datos objetivos, que permiten proponer soluciones eficaces. 

  • Herramientas para la evaluación del desempeño, si notamos que la persona o personas desmotivadas tienen problemas de rendimiento. El análisis permitirá conocer si la causa es una posible desmotivación o cualquier otra circunstancia, como falta de formación para el puesto. 
  • Las encuestas de clima laboral son especialmente apropiadas cuando la productividad aún no se ha visto afectada, pero la actitud de la persona apunta hacia la apatía y una posible falta de compromiso. 

Estrategias para vencer la desmotivación en el equipo 

La desmotivación no es un problema sin solución: tanto la empresa como la persona trabajadora pueden poner de su parte para superar esta circunstancia y recuperar la motivación y el compromiso en el centro de trabajo. 

Desde el punto de vista de la empresa 

Cuando la empresa detecta que existe falta de motivación entre sus empleados y empleadas, debe poner en marcha estrategias para contener y solucionar el inconveniente antes de que se convierta en un problema estructural. Algunas de las soluciones que puede implementar son: 

Mapas de talento 

Conocer la formación y las habilidades de cada una de las personas que forman la organización, permite colocar a cada persona en el puesto más adecuado a sus intereses, antes de que se frustre por considerar que su talento está poco aprovechado. Además, está información contribuye a la creación de planes de carrera personalizados que, a su vez, reducen las posibilidades de sufrir fugas de talento. 

Buen clima laboral 

Reducir en lo posible el estrés y facilitar a las personas trabajadoras su día a día, ofreciendo la flexibilidad necesaria y contribuyendo a que el ambiente de la empresa sea agradable son pequeños esfuerzos empresariales que pueden generar un cambio enorme en la actitud y la motivación de las personas empleadas. 

Valoración del esfuerzo 

Diseñar y ejecutar un plan de incentivos justo y adecuado es la mejor forma de transmitir a las personas empleadas que la empresa reconoce su labor, al mismo tiempo que incrementa la productividad, al expresar metas concretas con incentivos prefijados. 

Planes de desarrollo y formación 

Que cristalicen en un plan de carrera, mediante el cual las personas trabajadoras conozcan su employee journey, es decir, cuáles son sus posibilidades de formación y ascenso durante su permanencia en la compañía. La existencia de un plan de carrera adecuado a los intereses y las posibilidades de las personas trabajadoras contribuye a desarrollar su compromiso con la empresa y el proyecto. 

Involucración de los trabajadores y trabajadoras 

Cualquier estrategia que ponga en marcha la empresa debe, necesariamente, comunicarse correctamente al equipo y contar con su feedback y su participación: involucrar a las personas trabajadoras, en la medida de lo posible, en la toma de decisiones y el diseño de las políticas de carrera e incentivos contribuye a que se sientan parte del proyecto, lo que dispara el compromiso con la empresa y, a la vez, la motivación y la productividad. 

Desde el punto de vista de la persona 

Aunque la labor de la empresa es fundamental para luchar contra la desmotivación de los equipos, lo cierto es que cada persona, desde su rol de trabajador o trabajadora en una empresa, puede hacer mucho para luchar contra su propia desmotivación

Identificar la causa de la desmotivación

Todo tiene un por qué y el primer paso es descubrirlo: ¿se trata de un problema de salario o incentivos? ¿Falta de flexibilidad o descontento con el puesto y las responsabilidades? Cuando se conoce la causa, encontrar la solución es mucho más sencillo. 

Prestar más atención a las partes positivas del trabajo 

Todos los trabajos tienen sus partes mejores y peores, pero hacer hincapié en las malas solo provoca que entremos en una espiral de negatividad que puede derivar en estrés, desmotivación y falta de productividad. En una situación normal, siempre es mucho más recomendable centrarse en las partes positivas, aunque sin perder de vista las negativas para tratar de mejorarlas

Buscar el apoyo del resto del equipo 

Si el ambiente laboral es sano y agradable, los compañeros y compañeras pueden ser un excelente apoyo para la persona que está pasando un bache. Abrirse, compartir los problemas y buscar juntos una solución puede ser una gran estrategia. 

Establecer retos diarios 

Especialmente en proyectos de gran envergadura o a muy largo plazo es fácil perder la perspectiva ante todo lo que falta por hacer, provocando una situación de estrés que termine por derivar en apatía y falta de motivación. ¿La solución? Establecer retos diarios y metas más pequeñas, fácilmente alcanzables, que funcionen como pequeños incentivos parciales. 

Mantener una actitud proactiva 

Dejarse llevar acabará por generar en la persona la sensación de que no puede hacer nada por revertir su situación; por el contrario, proponer nuevos retos y actividades, formarse en nuevas habilidades o tomar la iniciativa de proponer a la empresa los cambios que consideramos importantes.  

Tener un plan B 

Puede llegar un momento en el que la empresa y la persona trabajadora sean incompatibles y no tenga sentido seguir luchando para recuperar la motivación. Aunque siempre se debe ser eficiente en el trabajo, no está de más empezar a pensar en posibles salidas: un nuevo puesto en otro departamento, otra empresa o una formación para cambiar de sector

Seguro que con estos tips sobre cómo detectar la desmotivación laboral podrás armar toda una estrategia en la gestión de Personas para hacerle frente. Aunque, como sabes, pedir ayuda no es un signo de debilidad sino de realismo y compromiso con la mejora continua. En Grupo Castilla, como especialista en soluciones y servicios de Recursos Humanos, podemos ser tu aliado en este desafío. ¡Contacta con nuestro personal experto en consultoría estratégica! Y sigue apostando por el bienestar de la plantilla de tu organización. 


Un artículo de:
Equipo de Redacción
Comunicación & Marketing de Grupo Castilla

Comparte este artículo:


Últimas noticias

Grupo Castilla © · Todos los derechos reservados 2022