Todas las noticias

Pasos para crear un plan de compensación e incentivos para las personas empleadas

compensación e incentivos

Publicado el 4 enero, 2024 - Modificado el 1 febrero, 2024

Descubre las ventajas de incluir una política de beneficios laborales y cómo crear un plan de compensación e incentivos en la empresa para motivar y fidelizar a tu plantilla.

La creación de un plan de compensación e incentivos en la empresa tiene un claro impacto sobre la motivación y la satisfacción de las personas empleadas. Asimismo, resulta una estrategia clave para fomentar la fidelización del talento.

Por todo ello, planificar las compensaciones acordes con el cumplimiento de objetivos, es una labor ineludible en los departamentos de Recursos Humanos. Descubre los tipos de planes de compensación que puedes implementar y cómo crear uno adaptado a las necesidades de tu plantilla y de tu organización.

¿Qué es un plan de compensación e incentivos?

Un plan de compensación e incentivos es un documento que engloba diferentes tipos de beneficios económicos y no económicos que una empresa ofrece a las personas empleadas por su desempeño y esfuerzo.

Este conjunto de compensaciones laborales incluye el salario base, las bonificaciones, las comisiones por ventas y otras recompensas en especie como seguros médicos, tickets restaurante, tiempo libre remunerado, planes de jubilación, etc., y los beneficios no monetarios como la flexibilidad horaria o el teletrabajo.

cta-politica-recursos-humanos

Por qué establecer un plan de compensación

Crear un plan de compensación ayuda a las empresas a atraer y fidelizar al talento, además de ser un reconocimiento de su labor profesional. Y, al sentirse más valoradas, las personas empleadas incrementan su motivación, mejoran su desempeño y se enfocan de forma proactiva en satisfacer los objetivos empresariales. Un esfuerzo que se ve reflejado en un notable aumento de la productividad y la rentabilidad del negocio.

Por otra parte, al incorporar compensaciones económicas y beneficios sociales, las compañías potencian el bienestar de la plantilla y su sentido de pertenencia hacia la organización. Con ello, se fortalece la fidelización del talento y se reduce la rotación del personal. Todo ello, a su vez, contribuye a enriquecer el Employer Branding y a mejorar la posición competitiva de la empresa en el mercado.

Tipos de planes de incentivos

Desde un plan de incentivos de naturaleza económica, hasta compensaciones en especie o de valor no monetario, existen diferentes tipos de beneficios para las personas empleadas que se pueden incluir en una política de compensaciones e incentivos laborales:

Incentivos económicos

Son una serie de beneficios monetarios o complementos salariales que la persona empleada recibe por su trabajo. Esta retribución variable puede incluir:

  • Subida de salario: en la administración de sueldos y salarios, se pueden marcar determinados porcentajes de subida transcurrido un cierto tiempo.
  • Retribuciones por objetivos: este tipo de incentivos son muy comunes para recompensar la labor de los equipos de ventas. Pueden ser comisiones individuales o para departamentos y se aplican al satisfacerse las metas establecidas en un periodo determinado.
  • Financiación: consiste en ofrecer a las personas empleadas la posibilidad de beneficiarse de préstamos o créditos bancarios con mejores condiciones.
  • Bonos de compensación: son beneficios que cubren el gasto de necesidades del personal, como seguros médicos, vehículos de empresa, suscripción a gimnasios, etc.

Dentro de los incentivos económicos, hay otros beneficios recurrentes como son las pagas extras, las primas o las gratificaciones,por ejemplo.

Incentivos en especie 

Además de los beneficios económicos, en un plan de compensación e incentivos deben contemplarse aspectos no monetarios. ¿Sabías que la plantilla prioriza recibir incentivos en especie?

Cerca de la mitad de las personas empleadas en España valora recibir beneficios sociales y tiempo libre remunerado por encima de un aumento salarial. Así lo constatan estudios como Global Benefits Attitudes Survey, realizado por Willis Towers Watson.Hablamos de compensaciones e incentivos como estos:

  • Planes de ocio: es importante elegir las propuestas y actividades lúdicas teniendo en cuenta las preferencias y las necesidades de los equipos. Algunos ejemplos son: días extras de vacaciones, entradas a eventos, acceso a centros de bienestar, suscripciones a plataformas audiovisuales, tarjetas regalo, etc.
  • Regalos: esta propuesta es tan especial como original. Se trata de ofrecer un detalle a las personas empleadas por su cumpleaños o en fechas señaladas como la Navidad, el Día de la Madre o el Día del Padre, por ejemplo. Son pequeños gestos que ayudan a cuidar y fidelizar el talento.   
  • Formación profesional: una de las mejores formas de promover el desarrollo personal y profesional de las personas empleadas, y, además, una aliada para fomentar la promoción interna, reforzar la fidelización del talento e incrementar la productividad en la empresa.Un win to win en toda regla.

Incentivos no salariales

A raíz de la pandemia, los incentivos no salariales han tomado un mayor protagonismo en los entornos laborales. Tanto es así que, según un estudio del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI), el 84% de las personas empleadas en España demanda más horas de teletrabajo y considera que este porcentaje debería aumentar en nuestro país para fomentar la conciliación laboral y familiar y romper con las barreras geográficas.

Pero, más allá del trabajo en remoto y el trabajo híbrido, existen otros tipos de compensaciones no monetarias que puedes ofrecer a tus personas empleadas, como una mayor flexibilidad en la entrada y salida, días de libre disposición y/o unas jornadas flexibles como la jornada intensiva o la jornada de cuatro días.

Elementos que componen un plan de compensación

Antes de ver cómo crear un plan de incentivos laborales, debes tener en cuenta ciertos elementos para elaborarlo con efectividad:

  • Marcar una estrategia: se trata de alinear los objetivos del plan con los de la organización, velando por la productividad, la satisfacción y la motivación laboral.
  • Medir el rendimiento: se requiere evaluar el desempeño de las personas empleadas para ajustar el plan de compensación a sus méritos en la empresa.
  • Elegir las compensaciones laborales adecuadas al personal empleado y la empresa: pueden ser beneficios económicos y no económicos, como hemos visto anteriormente, pero es importante que satisfagan tanto las necesidades de la plantilla como los objetivos de la organización.
  • Comunicar el plan de compensación e incentivos de forma efectiva: es necesario trasladar a los equipos en qué consiste dicho plan, qué objetivos persigue y cómo se va a aplicar.

Cómo crear un plan de compensación e incentivos

Ha llegado el momento de crear un plan de compensación e incentivos atractivo y equitativo, que favorezca la motivación de las personas empleadas e impulse su rendimiento y productividad en la empresa. Estos son los principales pasos que debes seguir para desarrollarlo con éxito:

Establecimiento de objetivos

Como en toda estrategia, el primer paso es determinar qué queremos conseguir. Al definir metas es más fácil elegir las compensaciones laborales a incluir que sean compatibles con el negocio. ¿Necesitas mejorar la productividad? ¿Deseas favorecer la conciliación laboral y familiar? ¿Te gustaría promover el desarrollo formativo de la plantilla? Reflexiona sobre los objetivos que quieres satisfacer y establece tus prioridades.

Valoración de puestos y niveles retributivos

Al crear un sistema de compensación, es necesario partir de una política salarial justa. Para ello, es importante llevar a cabo una valoración de puestos, implementando un registro retributivo que permite analizar la igualdad salarial en la organización. A partir de ahí, se realiza una auditoría retributiva y una propuesta de acción para corregir desigualdades salariales si las hubiera. Y es desde esta buena base cuando es posible establecer un plan de compensación equitativo.

Estudio de la competencia

Analizar las compensaciones económicas y formas de salario emocional que están ofreciendo tus competidores puede ayudarte a configurar un plan de beneficios efectivo. Asimismo, obtener esta información contribuye a evitar la fuga de talento, que puede estar tentado a aceptar otras propuestas de trabajo con planes de incentivos más atractivos.

Elección del tipo de compensación

Ya hemos visto que existen diferentes tipos de compensaciones laborales. Acorde a tus metas, elige los incentivos económicos y en especie adecuados a tu personal y empresa. Puede ser una combinación de ambos, siempre y cuando se mantenga un buen balance entre los intereses de la plantilla y de la compañía.

La importancia del salario emocional

A la hora de elegir las compensaciones que vas a ofrecer a tu plantilla, no olvides darle el valor que se merece al salario emocional. Más allá del sueldo y otros beneficios económicos, el bienestar y la salud mental de la persona empleada han tomado una gran relevancia en los últimos tiempos.

Por ello, en la creación de tu plan de compensación e incentivos, es interesante que incluyas ventajas como el teletrabajo y la flexibilidad horaria, así como actividades que incrementen la felicidad y el equilibrio emocional de las personas empleadas. Todo para mejorar su calidad de vida, la cual repercutirá notablemente en el buen funcionamiento del negocio. 

Cantidades de la comisión: cuánto y cuándo

Una vez has marcado tus objetivos con el plan de compensación y has decidido los tipos de incentivos que vas a incluir, es hora de establecer cuándo se van a ofrecer y cuánto (en el caso de recompensas económicas). Puedes elegir la frecuencia y la cantidad en función del cumplimiento de determinados objetivos, tras el cierre de una venta, etc.

Elección de un software de nómina

Especialmente, para implementar beneficios económicos, donde se cruzan tediosos procesos administrativos y numerosos cálculos, contar con un software de nómina y RRHH sumará eficiencia y agilidad en las gestiones, además de reducir la probabilidad de errores.

Asimismo, en lo que respecta a la inclusión de beneficios no monetarios, al recibir el apoyo de expertos en gestión del talento y con el plus de la tecnología, podrás desarrollar planes formativos a medida, evaluar el desempeño, analizar y fomentar el compromiso laboral, mejorar el ambiente de trabajo y las medidas de conciliación, etc. Todo lo que necesitas para establecer tu plan de compensación más acertado.

Eso sí, es indispensable acompañarse de especialistas en RRHH y soluciones tecnológicas que se adapten a tus propias necesidades, y que lo hagan desde una perspectiva integral. Prioriza servicios que aborden la gestión de Personas con un enfoque 360º, como el que te ofrecemos en Grupo Castilla, único en el mercado actualmente.

Determinación de las expectativas

En referencia a la inclusión de beneficios económicos para las personas empleadas, como los incentivos y las comisiones por ventas, se requiere establecer las expectativas de compensación con la plantilla, para que sepa qué se espera de ella y qué oportunidades tiene de monetizar más.

Para ello, antes también deberás ajustar la cantidad que las personas empleadas van a percibir, y puedes hacerlo siguiendo dos enfoques:

  • Enfoque abajo-arriba: se basa en identificar las capacidades de la plantilla, teniendo en cuenta las oportunidades de mercado, para determinar los beneficios a obtener. Estos variarán en función del producto o servicio y el tipo de venta realizada.
  • Enfoque arriba-abajo: consiste en combinar los datos del mercado con los objetivos en cuanto a ingresos de la empresa para estimar los beneficios que el equipo va a conseguir.  

Difusión del plan

Tras establecer el plan de compensación, deberás darlo a conocer a las personas empleadas. Ya sea de forma escrita o en forma de reuniones presenciales o virtuales, es importante que la plantilla tenga claro en qué se basa el sistema de incentivos, los objetivos que debe satisfacer para acceder a los beneficios y cómo se va a materializar en general. Con esta información en mano, las personas empleadas sabrán hacia dónde enfocarse y qué pueden obtener, incentivándose su motivación.

Mantenimiento del plan

Una vez implementado el plan de incentivos, y tras comunicarlo, es necesario revisar su funcionamiento, así como adaptar o cambiar ciertas políticas en función de la evolución de la plantilla, los objetivos de negocio, los movimientos de la competencia, etc. Además, en el mantenimiento del sistema de compensación juega un papel clave la legislación laboral, cuyas actualizaciones deberás tener presentes.

¿Qué errores evitar en un plan de compensación?

Estas son algunas de las malas prácticas que deberías evitar al crear tu plan de compensación para personas empleadas:

  • Desequilibrio entre los objetivos empresariales y las compensaciones: ambos deben alinearse para que el plan sea sostenible en el tiempo.
  • Falta de comunicación: no solo se trata de crear un buen plan de compensación, sino de hacer partícipe a la plantilla de los beneficios que pueden obtener y que contribuyen a que den su mejor versión. Transparencia y claridad, ante todo.
  • Desigualdad en el aporte de recompensas a las personas empleadas: hay que garantizar un sistema de compensación equitativo en la relación puesto-persona. Para ello, hay que verificar y garantizar la igualdad de condiciones para todas las personas que integran la empresa.
  • Falta de flexibilidad: el plan debe poder adaptarse a las necesidades e intereses de la plantilla y de la propia organización a corto, medio y largo plazo.
  • Complejidad: un plan de incentivos demasiado complejo suele ser ineficaz. Hay que enfocarse en la sencillez y la practicidad del sistema.  

Ventajas de contar con un plan de compensación e incentivos

A modo resumen, algunas de las ventajas más destacadas de implementar un plan de compensación e incentivos para las personas empleadas son:

  • Fomento de la satisfacción y de la motivación laboral.
  • Incremento del rendimiento y la productividad.
  • Mejora de la proactividad y el desempeño individual.
  • Impulso del trabajo en equipo ante incentivos basados en logros colectivos.
  • Fidelización del talento y reducción de la rotación de personal.

¿Quieres crear un plan de incentivos a medida de las necesidades de tu plantilla y empresa? ¿No sabes qué beneficios laborales ofrecer a tus personas empleadas? Desde los servicios de Conocimiento de Grupo Castilla y con el apoyo de la Tecnología, podemos acompañarte en la creación de un sistema de compensación que te ayude a impulsar la motivación y la productividad en tu organización. ¿Empezamos?


Un artículo de:
Isaac Medrano
Director de Personas en Grupo Castilla

Comparte este artículo:


Últimas noticias en "Gestión del talento"

Grupo Castilla © · Todos los derechos reservados 2023