Todas las noticias

¿Qué es y cómo solicitar la reducción de la jornada laboral? 

Cómo funciona la reducción de la jornada laboral

Publicado el 28 noviembre, 2023 - Modificado el 2 febrero, 2024

¿Conoces los diferentes tipos de reducción de jornada laboral? ¿Cuánto tiempo pueden durar y cómo gestionar la solicitud desde el departamento de RRHH? ¡Todas las respuestas aquí!

La reducción de la jornada laboral es un tema muy relevante en el ámbito laboral, ya que ofrece a las personas la oportunidad de adecuar sus horarios a sus necesidades personales, familiares o de salud. En este artículo vamos a comentar en detalle qué es la reducción de jornada, qué dice el Estatuto de los Trabajadores acerca de esta figura, cuáles son las ventajas y desventajas de optar por este tipo de jornada y cómo debe solicitarse de manera efectiva.  

¿Qué es la reducción de la jornada laboral?  

La reducción de la jornada laboral es una modalidad de empleo que implica una disminución de las horas de trabajo de una persona empleada en comparación con la jornada laboral estándar a tiempo completo. Este cambio puede ser temporal o permanente y se realiza con el objetivo de permitir al personal empleado conciliar sus responsabilidades laborales con sus compromisos personales o familiares.  

¿Qué dice el Estatuto de los Trabajadores sobre la jornada reducida?  

En España, el Estatuto de los Trabajadores regula la jornada reducida en el artículo 37.6, donde establece que:  

  • Todas las personas empleadas tienen derecho a solicitarla.  
  • El principal motivo para solicitarla es la necesidad de cuidar a una persona a su cargo, que puede ser un menor de 12 años, una persona con discapacidad, el cónyuge o pareja de hecho o un familiar de hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad, tanto propio como del cónyuge o de la pareja de hecho.  
  • Una vez aprobada la reducción, el salario disminuirá de forma proporcional a la misma.   
  • En la mayor parte de los casos, la reducción será, como mínimo, de un octavo de la jornada y, como máximo, de la mitad.  
  • Las empresas están obligadas a considerar y evaluar estas solicitudes de manera razonable. No obstante, en el caso de que dos o más personas soliciten la reducción al mismo tiempo y con el mismo derecho, la empresa puede limitar la concesión de la misma en base a razones fundadas y objetivas de funcionamiento.  

Ventajas de la reducción de la jornada laboral  

La reducción de la jornada laboral implica ventajas y beneficios, no solo para la persona que la solicita, sino para la empresa que debe concederla. Algunas de las más interesantes son:  

Aumento de la productividad  

Aunque disminuya el tiempo de trabajo, la reducción de la jornada puede aumentar la productividad de las personas empleadas, ya que les permite mantener el equilibrio entre su vida laboral y personal, reduciendo la fatiga y el estrés y mejorando la concentración.  

Ahorro de tiempo 

La reducción de la jornada y, en consecuencia, del tiempo efectivo de trabajo, provoca una optimización de la labor profesional, eliminando reuniones innecesarias o pausas excesivamente largas.  

Menos bajas por enfermedad   

La flexibilidad en la jornada laboral reduce el estrés de las personas empleadas, lo que a su vez contribuye a mejorar su salud y bienestar, rebajando la cantidad de bajas por enfermedad.  

Creación de más puestos de trabajo  

La reducción de la jornada laboral puede implicar la creación de más puestos de trabajo para cubrir las horas que la persona que disminuido.  

Conciliación personal y familiar 

La posibilidad de ajustar la jornada laboral permite a las personas empleadas equilibrar sus responsabilidades familiares y laborales de manera más efectiva. 

Menos absentismo 

Cuando la jornada laboral se adapta a las necesidades de las personas empleadas, se reduce la probabilidad de que estas falten al trabajo, lo que repercute positivamente en los ritmos de trabajo y la productividad de la compañía.  

Retención del talento  

La posibilidad de reducción de jornada puede ayudar a retener al personal más valioso, que de otra manera podría abandonar la empresa en busca de una mejor conciliación entre el trabajo y la vida personal.  

¿Qué tipos de reducción de la jornada laboral existen?  

La legislación vigente contempla distintos tipos de reducción de la jornada laboral, cada uno de los cuales está destinado a cubrir diferentes necesidades y circunstancias. Algunos de los tipos más comunes son:  

Por causas económicas, técnicas, organizativas o de fuerza mayor  

En este caso, la iniciativa de reducir la jornada laboral no parte de la plantilla, sino de la empresa, que puede solicitarla en casos excepcionales, como un ERTE (expediente de regulación temporal de empleo). Cuando la reducción es iniciativa de la empresa, puede ser de entre un 10% y un 70%. En caso de ERTE, la empresa abona a la persona empleada las horas trabajadas y el SEPE completa la cantidad hasta el salario habitual de la persona.  

Jubilación parcial 

Las personas empleadas a punto de jubilarse pueden optar por una reducción de jornada parcial mientras se preparan para la jubilación. Para que la reducción sea aprobada, jornada y salario deben aminorarse entre el 25% y el 50% y la empresa debe realizar un contrato de relevo, es decir, el puesto no puede quedar vacante.  

Víctimas del terrorismo o de violencia de género 

Las personas que han sufrido situaciones traumáticas como el terrorismo o la violencia de género pueden solicitar una reducción de jornada, con su correspondiente disminución del salario, para atender sus necesidades personales y emocionales

Maternidad y paternidad 

Los padres y las madres pueden reducir su jornada laboral para cuidar de sus hijos e hijas durante sus primeros 12 años de vida.  

Lactancia  

Las madres y los padres de bebés lactantes tienen derecho a una hora de ausencia diaria, sin pérdida de salario, para la lactancia hasta que el bebé cumple nueve meses. En el caso de parto múltiple, el tiempo de permiso se incrementa de forma proporcional al número de bebés. Este tipo de reducción aplica también en el caso de que el neonato haya nacido de forma prematura y esté hospitalizado.  

Cuidado de familiar enfermo 

Las personas empleadas pueden reducir su jornada para cuidar a un familiar de hasta segundo grado que no pueda valerse por sí mismo, ya sea por enfermedad, discapacidad, edad o accidente.  

Hospitalización  

En caso de hospitalización de un menor de 18 años, las personas empleadas pueden solicitar una reducción de jornada temporal para ofrecerle los cuidados necesarios. Este tipo de reducción aplica también en el caso de enfermedad grave, aunque no requiera hospitalización.  

Estudios  

Aunque no existe la figura de la reducción de jornada laboral por estudios, las personas estudiantes pueden ausentarse de su puesto, adaptar su jornada e, incluso, cambiar sus turnos para acudir a los exámenes. En este caso la reducción conlleva el descuento proporcional en la base salarial, los días de vacaciones y los complementos salariales.  

Sin motivo  

El Estatuto de los Trabajadores no contempla el derecho de reducción de la jornada laboral sin alegar ningún motivo, por lo que este derecho no existe en la legislación española. En el caso de que una persona empleada desee reducir su jornada de trabajo sin que se cumpla alguno de los motivos específicos, deberá negociar el cambio directamente con la empresa.  

¿Cómo se solicita la jornada reducida?  

Realizar una solicitud de jornada reducida es un proceso sencillo, pero hay que cumplir con determinados plazos y requisitos para que sea tenida en cuenta y, posteriormente, aprobada.  

Plazos de solicitud 

La persona empleada debe presentar su solicitud de reducción de jornada al departamento de Recursos Humanos con, al menos, 15 días de antelación a la fecha en que desee que comience la reducción. Por su parte, la empresa dispone de un plazo de 30 días para notificar a la persona solicitante si aprueba o deniega la solicitud.  

Requisitos 

Los requisitos para solicitar una reducción de jornada pueden variar según la tipología y las circunstancias individuales de la persona empleada, aunque todas las solicitudes tienen requisitos comunes:  

  • Haber pertenecido a la misma empresa durante, al menos, los 12 meses anteriores a la solicitud.  
  • Tener un motivo justificado para solicitar la reducción.  
  • No afectar a la prestación de servicios esenciales de la compañía, teniendo en cuenta que la definición de los que constituye o no servicios esenciales corresponde a la empresa.  
  • En la solicitud de reducción, la persona empleada propone el horario del que quiere disfrutar, pero es la empresa la que tiene la última palabra. En caso de que no haya acuerdo, será un tribunal quien decida.  
Descubre cómo se debe solicitar la reducción de jornada

¿Es obligatorio justificar un motivo para reducir la jornada?  

Como ya hemos mencionado, el Estatuto de los Trabajadores no prevé que las personas empleadas puedan solicitar la reducción de su jornada laboral sin alegar ningún motivo concreto, sino, simplemente, con el objetivo de conciliar su vida laboral y personal.   

En el caso de que la persona no alegue ninguno de los motivos recogidos en el Estatuto, tendrá que contactar con el departamento de Recursos Humanos y justificar debidamente la causa de reducción de jornada, demostrando que dicha reducción no va a afectar a la productividad y el ritmo de trabajo de la compañía.  

Cómo gestionar la jornada reducida de forma efectiva  

Gestionar una jornada reducida de manera efectiva puede suponer un reto para el departamento de Recursos Humanos de la empresa, que tiene la responsabilidad de planificar y comunicarse con la plantilla. Asimismo, debe establecer horarios claros y asegurar que se cumplen las responsabilidades laborales, garantizando una comunicación abierta y fluida con el equipo.  

Además, la gestión implica calcular las retenciones de salario que se deben practicar a las personas en reducción de jornada, mantener un calendario de horarios actualizado en tiempo real y gestionar turnos de trabajo, fichaje y ausencias de las personas empleadas, para lo que puede ser muy útil contar con un software de recursos humanos.  

Horarios de la jornada reducida 

Los horarios de una jornada reducida pueden variar según las necesidades de la persona y el motivo de la reducción. En determinados casos, como la guarda legal y el cuidado de familiares menores o discapacitados, la reducción mínima es de una octava parte, como mínimo, y la mitad como máximo.   

Por su parte, para cuidar a una hija o un hijo que permanece en hospitalización o con una enfermedad grave acreditada, la reducción es como mínimo del 50% de la jornada y no hay una estipulación máxima. El reto desde el punto de vista de la empresa es conjugar las preferencias de las personas empleadas en cuanto a turnos y horarios con las necesidades productivas.  

¿Cuánto cobra un empleado en jornada reducida?  

Por regla general, en una reducción de la jornada laboral, la disminución del salario es proporcional al tiempo de trabajo que se lleva a cabo. No obstante, hay excepciones en los que no hay disminución salarial. Es el caso de las reducciones que se dan por lactancia o por hospitalización de una hija prematura o hijo prematuro, los cuales son fundamentalmente permisos laborales.  

En cualquier caso, la empresa debe proporcionar a la plantilla información clara sobre el salario y los beneficios asociados a la jornada reducida. Asimismo, debe gestionar correctamente los salarios de cada persona, una labor sobre la que un software de nómina puede ser un gran aliado.   

¿Cuánto dura la jornada reducida?  

La duración de una jornada reducida puede alargarse, como máximo, mientras dure la razón que la ha motivado. Por ejemplo, en el caso de las personas empleadas con hijas e hijos menores de 12 años, la jornada reducida será efectiva, como máximo, hasta esa edad, aunque la persona puede solicitar la recuperación de la jornada completa en cualquier oportunidad antes de ese momento.  

¿Cómo afecta la reducción de jornada a la empresa?  

La reducción de jornada puede tener un impacto en la organización y la carga de trabajo, por lo que es importante que la empresa planifique y gestione adecuadamente las transiciones. Y es que, bien gestionada, también puede llevar a una mayor satisfacción y retención de la plantilla.  

Además, cabe recordar que la reducción de jornada afecta a:  

  • Las cotizaciones de la persona empleada.  
  • La eventual prestación por desempleo a la que puede tener derecho la persona acogida a la reducción.  

Por todo ello, resulta imprescindible contar con personal que tenga el conocimiento necesario para gestionar la nómina de las personas en reducción, contar con expertos en el tema o gestionar los salarios con un software específico.  

Posibles condiciones excepcionales  

Ya hemos hablado de los casos más habituales en los que se puede solicitar, y conseguir, la reducción de jornada laboral, pero además es necesario tener en cuenta determinadas condiciones excepcionales que pueden ocurrir en ciertos casos.  

Reducción de jornada y ERE o ERTE 

En situaciones de ERE (Expediente de Regulación de Empleo) o ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), la reducción de jornada puede ser una alternativa a los despidos, lo que permite a la empresa mantener a su plantilla mientras ajusta sus operaciones.  

En este caso, la empresa debe hacerse cargo del porcentaje de salario correspondiente a las horas de trabajo efectivo de la persona en reducción, mientras que la Seguridad Social abonará el resto, hasta completar la nómina habitual de la persona.  

Despido y reducción de jornada  

La reducción de jornada no debe emplearse como una medida de despido encubierto. En el caso de que se produzca un despido durante el período de reducción de jornada, este debe tener una causa legal: despido disciplinario, colectivo, de mutuo acuerdo, por finalización de contrato o por dimisión de la persona interesada. En cualquier otro caso, el despido se considerará nulo.   

¿Necesitas ayuda para gestionar todo lo que implican las reducciones de jornada, bajas y permisos laborales? En Grupo Castilla integramos servicios de conocimiento y soluciones tecnológicas, con un enfoque 360º en gestión de Personas único en el mercado para poder acompañarte en este cometido. Desde nuestra área Talent Services, y contando con el apoyo de la digitalización de procesos en RRHH, te acompañamos para nutrir todo el ciclo de vida de tus personas empleadas. ¿Hablamos? 


Un artículo de:
Equipo de Redacción
Comunicación & Marketing de Grupo Castilla

Comparte este artículo:


Últimas noticias en "Gestión del talento"

Grupo Castilla © · Todos los derechos reservados 2023