Todas las noticias

Responsabilidad social corporativa: qué es y por qué es importante

Descubre por qué es importante la Responsabilidad Social Corporativa

Publicado el 13 febrero, 2024 - Modificado el 20 febrero, 2024

Seguro que has oído hablar de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), pero ¿sabes cómo potenciarla en tu empresa? En este post te damos algunas claves imprescindibles para conseguirlo.

La razón de ser de la Responsabilidad Social Corporativa es el desarrollo de un vínculo de compromiso entre la empresa y la sociedad que convierte a la corporación en una pieza proactiva de un inmenso puzzle. Una pieza consciente de todo el valor que puede aportar a la sociedad. Si quieres conocer el qué, el cómo y el porqué de la Responsabilidad Social Corporativa, ¡sigue leyendo para enterarte de todo!

¿Qué es la Responsabilidad Social Corporativa (RSC)?

Como su propio nombre indica, la Responsabilidad Social Corporativa es el compromiso de una organización con el desarrollo de la sociedad y la preservación del medioambiente.

Por tanto, las iniciativas de RSC tienen un componente puramente social, a través de las cuales la compañía busca contribuir de forma desinteresada en aspectos como la reducción de la contaminación, la inserción laboral, la conciliación familiar, la protección medioambiental y la cohesión social en general.  Además, las acciones de RSC pueden ser de diferente índole y promovidas en ámbitos tanto internos como externos de la empresa. 

Ámbitos de la Responsabilidad Social Corporativa 

Aunque la Responsabilidad Social Corporativa puede aplicarse en casi todas las áreas de la empresa, destacan especialmente en estas cuatro:  

  • Gestión de Recursos Humanos: promoción de la diversidad, igualdad de oportunidades, seguridad laboral y desarrollo profesional y personal de las personas empleadas.  
  • Relación con proveedores: fomento de relaciones comerciales éticas, respeto a los derechos laborales y promoción de prácticas mercantiles justas.  
  • Medio ambiente: adopción de medidas sostenibles, reducción de emisiones de carbono, gestión eficiente de los recursos naturales y protección de la biodiversidad.  
  • Relación con la comunidad: desarrollo de programas de voluntariado, apoyo a iniciativas locales y contribución al desarrollo socioeconómico de la comunidad.  

Dimensiones de la RSC  

El impacto de la Responsabilidad Social Corporativa se puede desglosar en diferentes dimensiones, que incluyen aspectos económicos, sociales y medioambientales. Estas dimensiones se entrelazan para garantizar un enfoque integral y equilibrado en la gestión empresarial.  

  • Dimensión social: se basa en las relaciones de la empresa con el exterior.  
  • Dimensión ambiental: tiene que ver con el impacto que la compañía genera en el medioambiente y el aprovechamiento que hace de los recursos naturales.  
  • Dimensión económica: no solo se relaciona con el bienestar económico, sino también con la felicidad de las personas que trabajan en la empresa.  
cta-politica-recursos-humanos

¿Cuáles son los 5 principios de la RSC? 

La Responsabilidad Social Corporativa se rige por cinco principios fundamentales, que definen la conducta de las empresas socialmente responsables, y son los siguientes:  

  • Transparencia y rendición de cuentas con todas las personas interesadas, desde el personal de la empresa hasta personas socias, proveedoras e inversoras.  
  • Ética en los negocios y en las relaciones con todas las partes implicadas, lo que implica el cumplimiento de la legislación vigente, pero también el seguimiento de estándares éticos mucho más elevados en todos los aspectos que intervienen en la vida de la compañía.  
  • Respeto por los derechos humanos, tanto de forma directa, con las personas que componen la plantilla de la compañía, como con las comunidades locales de las que forma parte o en sus áreas de influencia.  
  • Compromiso con el desarrollo sostenible y la reducción de residuos que generan un impacto negativo sobre el medioambiente.  
  • Contribución al bienestar de la sociedad en su conjunto, por ejemplo, mediante el desarrollo de programas de voluntariado o la participación en todo tipo de proyectos sociales. 

Tipos de Responsabilidad Social Corporativa 

En función de su principal ámbito de actuación, la Responsabilidad Social Corporativa se puede clasificar en diferentes tipos:  

  • Responsabilidad medioambiental: engloba las acciones destinadas a reducir el impacto ambiental de las operaciones de la empresa y promover la sostenibilidad.  
  • Responsabilidad ética: se refiere al compromiso con la corrección y la justicia en todas las actividades comerciales, así como en las relaciones con las partes interesadas.  
  • Responsabilidad filantrópica: incluye las iniciativas de apoyo a causas sociales y comunitarias a través de donaciones y actividades de voluntariado, entre otras.  
  • Responsabilidad económica: hace referencia al compromiso con la creación de valor económico de manera sostenible, generando empleo y contribuyendo al desarrollo económico de la comunidad.  

Diferencia entre Responsabilidad Social Corporativa y Responsabilidad Social Empresarial 

Existe una línea muy fina entre la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). La principal diferencia está en el emisor de estas acciones.   

Hablamos de RSC cuando estas iniciativas son promovidas de forma global por la organización, mientras que las acciones de RSE se aplican a una actividad empresarial concreta. Sin embargo, ambas comparten fondo y forma y tienen impacto tanto en el negocio como en el posicionamiento de la marca.   

Conoce los tipos de Responsabilidad Social Corporativa

Beneficios de contar con un plan de RSC 

Implementar un plan de Responsabilidad Social Corporativa ofrece una suma de interesantes beneficios, no solo para la sociedad y el medioambiente, sino también para la empresa que lo pone en marcha:  

Para las empresas 

  • Mejora la reputación y la imagen de marca.  
  • Aumenta la lealtad y la satisfacción de los clientes.  
  • Fomenta la fidelización de las personas empleadas y la atracción de talento.  
  • Reduce riesgos legales y financieros.  
  • Estimula la innovación y la eficiencia operativa.  

Para la sociedad  

  • Promueve el desarrollo socioeconómico de las comunidades.  
  • Contribuye a la reducción de la pobreza y la desigualdad.  
  • Mejora la calidad de vida de las personas.  
  • Fomenta la inclusión social y la diversidad.  

Para el medioambiente  

  • Mitiga el impacto ambiental de las actividades empresariales.  
  • Promueve la conservación de los recursos naturales.  
  • Impulsa la transición hacia una economía más sostenible.  

¿Por qué es importante la RSC? 

Principalmente, las acciones de RSC son importantes porque son una manera de contribuir a la mejora de la sociedad, hacerla más justa e igualitaria y fomentar la sostenibilidad del planeta.  

Pero, trabajar la RSC como una unidad más de la compañía, permite hacer extensible sus ideales e iniciativas a otros departamentos o áreas de la empresa. De modo que esta labor social deja de ser algo puntual para integrarse en la cultura de la entidad y esto tiene un gran impacto en los resultados de negocio.     

De hecho, la RSC permite a las empresas diferenciarse de su competencia y que los clientes se fijen en ella por sus buenas acciones. Si nos posicionamos a favor de causas sociales, de manera indirecta estaremos transmitiendo que no solo somos una entidad centrada en nuestro rendimiento, sino que también nos importa el bienestar de la sociedad en general.  

Cómo implementar la Responsabilidad Social Corporativa en las empresas

Para implementar la Responsabilidad Social Corporativa de manera efectiva, las empresas pueden seguir los siguientes pasos:  

  • Reflexionar acerca del impacto de las posibles acciones en todas las dimensiones de la RSC para decidir las iniciativas concretas que se van a poner en marcha en función de los objetivos que se quieran alcanzar (medioambientales, políticos, sociales…)  
  • Diseñar y ejecutar un programa de RSC adaptado a las necesidades y características de la empresa, en el que se especifiquen las áreas de interés y las acciones concretas que se llevarán a cabo.  
  • Difundir las acciones de RSC tanto interna como externamente, para involucrar a todas las partes interesadas.  
  • Diseñar una política medioambiental que incluya metas claras y medidas concretas para reducir el impacto ambiental de las operaciones.  
  • Participar en acciones benéficas y colaborar con organizaciones sociales y comunitarias.  
  • Implementar buenas prácticas laborales que promuevan la igualdad, la diversidad y el desarrollo profesional de las personas empleadas.  

¿Cómo deben ser las políticas de Responsabilidad Social Corporativa? 

Para definir unas buenas prácticas en materia de RSC debemos tener en cuenta cinco grandes principios:    

  • Garantizar el cumplimiento de la legislación vigente.     
  • Implicar a todas las áreas de negocio.    
  • Contemplar los ámbitos geográficos donde actuamos.     
  • Anteponer la ética y la coherencia.     
  • Generar valor a nuestros stakeholders.     

Estos principios deben ir acompañados de transparencia, sostenibilidad, innovación, igualdad, buen gobierno e inversión responsable, entre otros.    

Normalmente, las acciones de RSC suelen ir impulsadas de forma conjunta desde los equipos de Comunicación y RRHH de la empresa. Dependiendo de la corporación, recaen íntegramente en un departamento u otro, pero, en la mayoría de los casos, se coopera en su planificación y ejecución. De hecho, es bastante habitual que los comités de RSC sean multidisciplinares, pero siempre cuentan con perfiles de estas dos unidades.     

El motivo de que participe activamente el equipo de RRHH es claro: esta labor también tiene impacto en la visión que tiene el público interno hacia la propia compañía e incide en la decisión del personal empleado a escoger esa empresa como un buen lugar donde trabajar.     

Ejemplos de acciones de RSC  

Se suelen diferenciar cuatro tipologías de acciones de RSC:    

  • Responsabilidad Medioambiental.   
  • Responsabilidad Ética.   
  • Responsabilidad Social o Filantrópica.   
  • Responsabilidad Económica.   

Una empresa puede realizar distintas acciones en el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa. Algunas de ellas, por ejemplo, son:    

  • Hacer donaciones para apoyar causas relativas a la sostenibilidad.    
  • Organizar actividades solidarias para financiar con la recaudación algún proyecto para la comunidad.    
  • Mejorar las condiciones laborales y la conciliación familiar.     
  • Instalar políticas de equidad salarial.    
  • Realizar campañas enfocadas en la diversidad e inclusión social.    
  • Desarrollar la comunicación interna para conocer las necesidades de nuestra plantilla y actuar en consecuencia.     
  • Promover el uso de energías renovables y reducir la contaminación en la organización.    

Grupo Castilla y su compromiso por la RSC 

Desde Grupo Castilla nos comprometemos firmemente con nuestro personal empleado, las personas en situación de vulnerabilidad y el medioambiente. Por ello, definimos acciones de RSC que, en este caso, promovemos desde la Unidad de Comunicación, pero van alineadas con la estrategia de personas y Recursos Humanos.          

Este plan de acción de RSC no solo se basa en la cooperación del equipo de RRHH, además, también cuenta con la involucración de todas las áreas y con el total apoyo de la Dirección General.     

El compromiso con nuestros clientes y público en general nos motiva a seguir impulsando nuevas iniciativas que nos permitan contribuir a tener un mundo mejor, principalmente, y a reafirmar nuestro posicionamiento en el sector. En esta línea, en Grupo Castilla nos involucramos de forma activa con iniciativas como las siguientes:     

  • Reducir los desplazamientos del personal.    
  • Favorecer la conciliación familiar y personal.    
  • Garantizar el cumplimiento del Plan de Igualdad.    
  • Trabajar con colaboradores socialmente responsables.    
  • Colaborar con proyectos de inserción laboral.    

Asimismo, en los últimos tiempos, con el propósito de ser una compañía socialmente responsable, en Grupo Castilla hemos realizado acciones como una donación económica en colaboración con UNICEF para el conflicto de Ucrania, o la concesión de material informático a menores afectados por la brecha digital.  

Por otra parte, también hemos contribuido a fomentar la inserción laboral en personas jóvenes que se encuentran en situación de desempleo, además de impulsar, junto a la filial española IPTE, unas jornadas de hemodonación para el Banc de Sang i Teixits, así como la donación de alimentos, ropa y libros a Cáritas.  


Un artículo de:
Gabriel Domenech
Responsable de la Unidad de Comunicación en Grupo Castilla

Comparte este artículo:


Últimas noticias en "Gestión del talento"

Grupo Castilla © · Todos los derechos reservados 2023