Todas las noticias

Claves para empoderar a los equipos

Publicado el 16 marzo, 2022

Un equipo feliz, es un equipo productivo. Seguro que estarás de acuerdo con esta máxima, que cada vez más empresas incorporan en su ADN. No te pierdas este post y descubre las claves para empoderar a los equipos.

Hace tiempo que la palabra <<jefe>> dejó de escribirse con jota. Ahora hablamos de <<gefes>>: auténticos gestores de felicidad. En un futuro no muy lejano veremos los departamentos de felicidad perfectamente aceptados e incorporados en las organizaciones. De hecho, las compañías más avanzadas en gestión de personas ya incorporan la figura de Dirección de felicidad, aunque todavía son una minoría.  

Es cierto que, en los últimos años, hemos avanzado mucho en cuanto a estrategias que posicionan a las personas empleadas en el centro. Además, la consolidación del teletrabajo nos ha ayudado mucho a confiar en los equipos de trabajo. No obstante, las organizaciones españolas todavía están lejos de alcanzar el grado de compromiso e implicación necesaria con las personas empleadas. A pesar de que las personas responsables de RRHH van en la buena dirección y apuestan por promover políticas de RRHH que posicionan al personal empleado en el centro.  

Pero si queremos mejorar y diferenciarnos de la competencia por nuestros valores como compañía es fundamental situar a las personas -realmente- en el centro de la estrategia. Para ello, un buen truco es empezar a trabajar en dos focos: estructura organizacional y empoderar a los equipos.  

Estructura organizacional

Si queremos trabajar una estrategia people centric debemos tener en cuenta todos los elementos relacionados con las personas. Empezando por su posición y responsabilidades. Para ello, el primer paso es trabajar con una estructura empresarial horizontal y definir un organigrama acorde con las necesidades de la compañía. Un consejo para no permanecer en un prueba-error constante es hacernos las siguientes preguntas: ¿Tenemos a la persona ideal en cada puesto? ¿Estoy contratando a la persona correcta para cubrir las necesidades de ese puesto? Cuando estas piezas encajan, podemos empezar a empoderar a los equipos. Si no disponemos de los recursos necesarios para definir nuestra relación de puestos de trabajo internamente, una buena opción es externalizar el servicio.  

Empoderar al equipo

Ya lo decía Victor Küppers, las personas somos como bombillas: “hay personas que vamos a 30 mil vatios y otras que van fundidas”. Si no queremos que nuestro equipo sea una de esas “bombillas fundidas” es necesario darle la atención y valor que merece.  

Fomentar el empoderamiento no solo resulta gratificante para las personas. También incrementa la eficiencia del equipo y descarga al líder, permitiéndole dedicarse a aportar valor a otras tareas.  

Además, una persona empleada empoderada desarrolla un vínculo de conexión mayor hacia la compañía a la que pertenece.  Al mismo tiempo que aumenta significativamente su sentido de pertenencia y compromiso laboral 

evaluacion del desempeño

¿Cómo ser un buen Open Leader?

El summum de un buen empoderamiento se produce con la figura del Open Leader. Las personas expertas en estrategias de empoderamiento apuntan a la existencia de diferentes fases hasta llegar al escenario ideal. Donde las personas empleadas  identifican el problema y promueven la mejor de las soluciones. Esto lo logran las y los auténticos Open Leader 

Entendemos por ello las personas que inciden directamente en el desarrollo profesional del equipo y estimulan sus capacidades críticas y decisoras. Esta figura entiende el éxito del equipo como el propio y, además, aplica constantemente técnicas de coaching y mentoring 

Las acciones de coaching pretenden que las personas den lo mejor de sí, desarrollando sus actitudes y hábitos personales. En cambio, mediante el mentoring empresarial se busca el desarrollo de la persona en el ámbito profesional. El instrumento principal de ambas técnicas es la formación continua, a través de la comunicación.   

gestión de equipos

Tips para hacer un buen coaching y mentoring 

  1. Adaptarnos a las necesidades de cada persona empleada. 
  2. Interesase por ella o él y házselo saber. 
  3. Tener claro lo que puedes esperar de la persona.  
  4. Trabajar constantemente la inteligencia emocional. 
  5. Dejar que la persona se exprese con libertad. 
  6. Normalizar que las personas se equivocan y reduce así el estrés laboral. 
  7. Compartir las alegrías de la persona. 
  8. Asignarle proyectos con los que se sienta cómoda/o. 
  9. Predicar con el ejemplo.  
  10. Que la otra parte se sienta escuchada/o.  

Este ecosistema no solo da lugar a un fantástico ambiente laboral, también acomete resultados excelentes: personal mucho más productivo, consecución de objetivos, optimización de recursos, mejora de la imagen de marca gracias a un mayor employee branding…  

No olvidemos que la reputación de una marca cuesta años de construir y se puede echar a perder en un momento. Por este motivo, convertir a las personas empleadas en embajadores de la marca es la mejor estrategia de marketing.  

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres saber cómo mejorar el clima laboral de tu organización? Grupo Castilla puede convertirse en el aliado que necesitas. Contacta con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudarte! 


Un artículo de:
Irene Navarrete Villarreal
Responsable de Comunicación & Alianzas en Grupo Castilla

Comparte este artículo:


Últimas noticias

Grupo Castilla © · Todos los derechos reservados 2022