Todas las noticias

Planificación de plantilla, la solución a la era post COVID-19

mapas-de-competencias

Publicado el 22 abril, 2020

El contexto económico y social, tal como lo conocíamos, se ha visto altamente afectado por la pandemia del coronavirus. Son muchos y muy rápidos los cambios que estamos viviendo, tanto en el ámbito personal, como en el laboral. Por este motivo, a pesar de la incertidumbre, debemos mirar al futuro con optimismo, tratando de buscar soluciones a posibles futuros acontecimientos.

¿Qué sucederá en la era post COVID-19? Se pronostican ajustes de personal masivos que requerirán la transformación de la dirección de personas. En esta línea, los expertos en recursos humanos coinciden en que el entorno laboral necesita reajustar su fuerza de trabajo. Ahora bien, ¿cómo debemos hacerlo para que nuestra organización se vea afectada al mínimo posible? Aún más, ¿cómo podemos hacerlo para que esta salga reforzada de la crisis? Una solución a este escenario es la reorganización estratégica, basada en una planificación de plantilla.

Para minimizar el impacto de estos ajustes, las organizaciones planean acciones que optimicen la gestión del talento y el clima laboral. Una valiosa metodología, no destructora, que persigue dimensionar la fuerza laboral de las empresas mediante la planificación de la plantilla actual. Además, esta estrategia de reorganización puede incidir de forma muy positiva en los resultados de negocio.

En situaciones normales, esta táctica es muy común, por ejemplo, en el sector turístico; donde las necesidades de personal no son permanentes y varían por distintas razones. No obstante, la situación de excepcionalidad que vivimos requerirá que todas las organizaciones se adapten a las circunstancias. Por este motivo, resulta fundamental garantizar una correcta alineación entre las personas, sus competencias y los objetivos a lograr. Pero… ¿cómo impulsar tu planificación de plantilla? ¿Por dónde empezar?

 

Unir personas y pasiones profesionales 

En posts anteriores te contábamos el nuevo rol de la gestión por competencias y cómo hacer la descripción de un puesto de trabajo. Vamos a ver ahora ¿cómo realizar un ajuste persona-puesto de trabajo de forma óptima y eficaz? 

  • Antes de todo, es fundamental partir de una auditoría interna que permita conocer el mapa competencial de tus empleados, debemos inventariar toda su información: ¿qué tareas están realizando?, ¿cómo podrían optimizarse estos procesos?, ¿qué competencias poseen nuestros profesionales que desconocemos?, ¿podríamos asignarles otras actividades?, ¿podríamos ubicarles en otros departamentos?
  • En una segunda fase, deberemos agrupar a los trabajadores que desarrollen actividades similares, con independencia del departamento al que pertenecen. Esto nos permitirá elaborar un gráfico por áreas, profesionales y flujos de actividad existentes entre ellos. El objetivo será diseñar un nuevo organigrama por procesos que permita realizar un ajuste persona-puesto de trabajo, adaptado al nuevo entorno. Simultáneamente, la dirección debe fijar los objetivos estratégicos, para determinar las funciones y responsabilidades necesarias para alcanzarlos.

  • Y, el tercer paso, será analizar la carga de trabajo precisa para ejecutar las funciones del nuevo organigrama.  Para ello, calcularemos el volumen de actividad generado por cada unidad, multiplicándolo por el tiempo unitario.  El resultado será la carga de trabajo en horas/hombre que requerirá el nuevo organigrama.

¡Tranquilo, te ayudamos en todo el proceso!

cta_new-web_post_covid-19

Reskilling y upskilling laboral

Esta nueva reorganización, requiere analizar el perfil competencial de cada empleado, así como su desempeño profesional. Un buen consejo en estos tiempos, independientemente de la situación laboral en la que uno se encuentre, es estar en constante formación. El reskilling y upskilling laboral es una tendencia al alza tras el auge de la transformación digital en las organizaciones. El objetivo es simple, pero eficaz: reciclar profesionalmente las competencias y habilidades de los trabajadores. Mediante esta técnica, los empleados podrán adquirir las competencias del nuevo entorno y desempeñar productivamente su trabajo.

Concretamente, el reskilling es una gran alternativa a la extinción contractual, concediendo a los trabajadores nuevas oportunidades laborales. La dirección de RRHH identifica el talento que desea conservar y fomenta que este adquiera nuevas competencias para un puesto diferente. Por otro lado, el upskilling pretende formar al empleado en materias que le ayuden a desempeñar de forma más eficiente sus tareas. Implica una reformulación y avance profesional en su puesto actual. Estos dos programas posibilitan conservar y reajustar la fuerza laboral de la empresa.

No te preocupes, no estás solo en esto. Nuestro equipo de profesionales te ayudará y guiará en todo momento. ¿Preparado para salir reforzado de la era post COVID-19?


Un artículo de:
Javier Fernández
Consultoría estratégica de RRHH en Grupo Castilla

Comparte este artículo:

Grupo Castilla © · Todos los derechos reservados 2020