Un equipo, tres generaciones: ¿sabes en qué se parecen y en qué se diferencian?

millennials

No revelamos nada nuevo si decimos que las plantillas de nuestras empresas son cada vez más diversas en todos los sentidos, en cuanto a género, país de procedencia, cultura, nivel formativo… Y también en lo que tiene que ver con la edad. Como seguramente ya habrás descubierto por experiencia propia, la convivencia de diferentes generaciones en el mismo lugar de trabajo presenta desafíos. Cada generación tienen sus puntos fuertes y otros no tan fuertes.

Hace unas semanas publicamos esta infografía en nuestra cuenta de Facebook (¿todavía no nos sigues?) que gustó mucho a nuestros seguidores. Ahora queremos compartirla contigo y desarrollar a fondo los tres perfiles que aparecen en ella y que, seguro, conviven en tu plantilla: los Baby Boomers, nacidos entre 1946 y 1964, la Generación X, entre 1965 y 1979, y los Millennials, entre 1980 y 1994. Solo si conoces a fondo su manera de ser y de pensar podrás atraer y retener su talento. ¿Preparado para saber más de cada uno de ellos?

Los Baby Boomers (1946-1964)

Son los más veteranos y, por ende, los más experimentados. Todos nacieron en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial y deben su sobrenombre al inusual repunte que hubo en las tasas de natalidad de la época, conocido como “Baby Boom”. Para ellos, el trabajo es muy importante y, con el paso de los años, han ido desarrollando fuertes habilidades de liderazgo tradicional. Son, según apunta la consultora inglesa Hudson, líderes por naturaleza (un 34% más que los Millennials), decisivos (un 28% más), motivadores (un 28% más) y persuasivos (un 21% más). A pesar de su edad, se muestran abiertos de mente ante los cambios y son innovadores.

La Generación X (1965-1979)

El informe de Hudson los define como “socialmente progresistas” y no es de extrañar: a lo largo de su vida han sufrido muchos cambios a los que han tenido que ir adaptándose a marchas forzadas. Sin ir más lejos, nacieron en una época 100% analógica, pero en su madurez tuvieron que enfrentarse a la revolución digital. Es, por tanto, una generación en continua transición, que está orientada al cambio, pero que al mismo tiempo representa el equilibrio entre las otras dos generaciones. Los adjetivos que mejor definen a esta Generación X, según Hudson, son los siguientes: ambiciosos (13% más que los Baby Boomers), estratégicos (12% más que los Millennials), autónomos y persuasivos.

Millennials o Generación Y (1980-1994)

Son los más jóvenes y los que están cambiando la manera de trabajar en el mundo. Ya hablamos de ellos en este post, donde te dábamos las claves para captar y retener su talento. No conciben la realidad sin la tecnología porque han crecido con ella. Le dan una gran importancia a la calidad de vida y no tienen miedo a los cambios, puesto que forman parte de su ADN. El informe les define como profesionales muy ambiciosos (32% más que los Baby Boomers) seguros de sí mismos, orientados al servicio y con un pensamiento muy conceptual. Tienen, además, gran facilidad para relacionarse con otras personas, aunque carecen de las cualidades propias del liderazgo tradicional que poseen sus antecesores.

Como ves, son tres generaciones totalmente distintas que, sin embargo, conviven dentro de una misma empresa. ¿Crees que la brecha generacional puede hacer mella? Los últimos estudios desmienten esta teoría y van un paso más allá: estas tres generaciones no solo se complementan entre sí, sino que además se admiran. Es una de las conclusiones que se extraen del documento “Benefits for Tomorrow”, publicado por el grupo estadounidense The Hartford, en el que nueve de cada diez Millennials reconoce que los Baby Boomers son una gran fuente de conocimiento. Un 93% de los más veteranos, por su parte, cree que la Generación Y aporta nuevas aptitudes e ideas frescas al trabajo.