¿Sabes qué es el Talent Gaming y cómo puede ayudarte?

¿Sabes qué es el Talent Gaming y cómo puede ayudarte?

¿Te acuerdas de esas clases monótonas y aburridas del colegio o la universidad en las que un profesor hablaba sin parar y tú casi no podías ni levantar la vista de los apuntes? Por suerte, ¡esas estrategias de enseñanza han pasado ya a la historia! Los monólogos han dejado paso a los diálogos y los profesores valoran (y mucho) la participación de los alumnos en sus clases. La interacción es fundamental para aprender, pero también el grado de motivación de los alumnos. Como profesional de Recursos Humanos, el área formativa de tu empresa es una de tus responsabilidades, así que te toca parar un momento y pensar: ¿qué puedo hacer yo para que los cursos de formación sean más atractivos?

Desde Grupo Castilla creemos que lo más importante es que los empleados los consideren útiles para su día a día y que, al mismo tiempo, se diviertan con ellos. Los expertos saben que, al igual que los niños aprenden más fácilmente jugando, los adultos también interiorizamos nuevos conceptos con mayor rapidez si nos sentimos motivados y nos enfrentamos a nuevas disciplinas con propuestas divertidas, participativas y diferentes. Por eso, los retos, acertijos y dinámicas con juegos funcionan muy bien siempre. También la tecnología puede ayudarnos a desarrollar sesiones interactivas, en las que el alumno deje de lado el papel de oyente y pase a la acción.

Al margen de buscar cursos tradicionales más creativos, que sin duda te reportará empleados más satisfechos, hoy te proponemos una técnica de aprendizaje con la que podréis descubrir nuevas cosas tanto ellos como tú. ¿Sobre qué? ¡Sobre vosotros mismos! Hace unos meses publicamos un artículo en este blog, en el que os contábamos lo importante que es saber identificar los talentos de cada uno. En él, te explicábamos que una de tus funciones como experto en la gestión de personas era ayudarles a descubrir sus habilidades. Desde luego, es fundamental que ellos sean conscientes de sus puntos fuertes o débiles, pero también es muy importante que tú sepas cuáles son sus habilidades. Solo así podrás tomar las decisiones más acertadas para mejorar su rendimiento y desarrollar su potencial. Para ayudarte a conseguirlo, hoy te presentamos el Talent Gaming, una estrategia que ha desarrollado la coach y psicóloga empresarial Susana Fernández Casla, y que utiliza los juegos de mesa para conocer las habilidades de cada persona.

¿Cómo funciona el Talent Gaming?

Lo primero es elegir un juego que realmente se adapte a los objetivos que tienen que cumplir los empleados con los que estamos trabajando. Es decir, si nos sentamos con el equipo de ventas quizá lo que más nos convenga es jugar una partida a algo que nos permita trabajar competencias comunicativas o relacionadas con la negociación. Sin embargo, si lo hacemos con el departamento de innovación lo importante es encontrar un juego capaz de desarrollar el pensamiento lateral, fomentar la creatividad, etc.

Una vez que hemos dado con el juego de mesa adecuado, simplemente hay que empezar la partida y disfrutar jugando. Quizá al principio todo sea un poco más rígido de lo normal, pero pasados los primeros 15 minutos los empleados y tú estaréis tan enfrascados en el reto que mostrarán muchas cosas sobre vosotros mismos. Como responsable de RRHH, tú deberás estar muy atento y observar cómo se comportan tus compañeros en determinadas situaciones para poder conocer cuáles son sus talentos y cuáles sus áreas ciegas. Con esa información, podrás sacar el máximo partido de cada uno y tomar importantes decisiones que, sin duda, mejorarán la productividad de la empresa en su conjunto.

Tras la partida, deberéis dedicar un tiempo a reflexionar en grupo sobre lo que os ha aportado el juego. Los propios empleados pueden contarte qué les ha costado más y qué menos a lo largo de la partida, en qué situaciones se han visto desbordados o qué les gustaría haber encarado de otra manera. También puedes preguntar al resto cómo lo habrían hecho ellos en su lugar.

En esa charla, además de obtener información utilísima para tu día a día, fomentarás la confianza y el trabajo en equipo. ¡Y encima habréis pasado un rato divertido todos juntos! ¿Se puede pedir más?