El valor del HR Analytics en la gestión de RRHH

El valor del HR Analytics en la gestión de RRHH

cuadros de mando RRHH

Imagina la situación: una mañana cualquiera en el despacho del director general de una empresa reunido con su responsable de Recursos Humanos. Este último le comenta: “Estoy muy preocupado, porque noto que el ambiente en la plantilla no es el adecuado, la gente está triste y desmotivada, cada dos por tres acuden a mí a quejarse y ya no sé qué podemos hacer. Además, las formaciones que estamos impartiendo no sé si están sirviendo de algo…”.

A buen seguro que esta conversación dejará al responsable de la organización con un sabor agridulce ante qué decisiones tomar, basándose solo en las percepciones de su director de personas. Para solucionar estas situaciones, los departamentos de Recursos Humanos tienen a su alcance los denominados “cuadros de mando integrales”. Se trata de unos sistemas que engloban una serie de indicadores referentes a las personas que trabajan en la compañía y que ayudan a medir la consecución de los objetivos planteados por el área, elaborando informes de diversa índole con todo tipo de detalles.

Estas plataformas permiten a los responsables de RRHH ir más allá de la mera gestión administrativa de la plantilla y centrarse en demostrar el valor estratégico que su departamento puede aportar al negocio de su compañía. De esta forma, el área será capaz de justificar sus decisiones avaladas en el análisis de los datos reales, pudiendo argumentar con cifras sobre la mesa la conveniencia o no de aplicar determinadas políticas de Recursos Humanos.

Esto es posible gracias a la versatilidad que ofrecen las herramientas de cuadros de mando integrales, las cuales, mediante una navegación intuitiva y una consulta rápida y ágil de la información, permiten conocer parámetros como el número de empleados de la empresa en una fecha determinada, su distribución por sexos, los puestos de trabajo correspondientes a una categoría o el índice de rotación de la plantilla, entre otras muchas variables. A partir del conocimiento de estos datos, resultará mucho más sencillo el trabajo del equipo de Recursos Humanos a la hora de elaborar, por ejemplo, sus previsiones de gasto en formación, establecer prioridades en la evaluación del desempeño, analizar las causas del malestar de la plantilla o elaborar planes de carrera para sus empleados.

Ahora bien, para que los cuadros de mando integrales resulten verdaderamente útiles a estos departamentos han de contar con una serie de particularidades: 

1. Es importante que la información que muestren esté actualizada en tiempo real para conocer el estado exacto de la situación de la plantilla en cada momento.

2. Deben tratarse de datos que aporten valor y que permitan su presentación desde distintos ángulos y puntos de vista para que su análisis resulte más preciso.  

3. Tienen que poder adaptarse a las necesidades de cualquier departamento de Recursos Humanos, independientemente del número de empleados que tenga la empresa, y por supuesto, a cualquier aplicación de gestión de personas que este pudiera tener instalada.

Una vez puesto en marcha el sistema de cuadros de mando integral, y con los indicadores a pleno funcionamiento, la conversación con la que abríamos este artículo bien podría haber transcurrido así: “Aquí puedes ver la evolución trimestral de la encuesta de empleados en la que se muestra un aumento en el malestar general de la plantilla y una falta de motivación, que se refleja, como puedes observar, en la consecución de objetivos. Por otro lado, estos datos indican que la formación técnica que estamos llevando a cabo está teniendo un impacto positivo en los colaboradores, no así la formación online en nuevas habilidades. Todo ello, como indican estos gráficos, nos lleva a la conclusión de que…”.