10 ventajas de los cuadros de mando en RRHH

ventajas_analitica

Empezaremos el post comparando dos imágenes. La primera es una instantánea captada en el departamento de RR.HH. de vuestra empresa a finales de los 90. ¿Véis ese grupo de personas delante de una máquina de escribir o un Pentium 4 muy atareadas gestionando las nóminas de los empleados? ¡Igual que nosotros! La segunda imagen es del mismo departamento, pero en el año 2018. ¿Qué observáis en ella? Nosotros, básicamente, vemos cómo un grupo de personas mantiene una animada sesión de trabajo para comentar algunos puntos clave del plan estratégico de la compañía. Son dos mundos diferentes.

Es un tema que en los últimos años ha generado mucha literatura en blogs y libros de empresa: gestionar el capital humano de una compañía cada vez es más complejo. Si bien las áreas de RR.HH. han tendido a ejercer un rol principalmente administrativo (gestión de contratos, nóminas, vacaciones, beneficios sociales, etcétera), en la actualidad su papel es mucho más estratégico. ¿Os suenan objetivos como alcanzar la eficiencia, mejorar la competitividad o definir estrategias para retener el talento? A eso nos referimos.

En este contexto, disponer de una herramienta de medición y análisis que contribuya a la toma de decisiones (los llamados cuadros de mando) es fundamental, ya que permite realizar un seguimiento de multitud de indicadores y extraer información de los mismos de manera rápida y fácil.

Tener acceso de forma prácticamente instantánea a métricas cargadas de información estratégica supone múltiples ventajas:

1. Mayor capacidad analítica.

Una de las principales ventajas es el acceso rápido a información clave, como salarios, costes de personal, niveles de absentismo, la cual es crítica para descubrir insights y tomar decisiones con criterio

2. Orientación.

Clave para la gestión por objetivos, ya que ofrece el punto de vista del área en materia del cumplimiento o no de los objetivos marcados, facilitando en todo momento la detección de irregularidades, fallos críticos o malas decisiones.

3. Proactividad.

El objetivo del cuadro de mando es ir más allá de las estadísticas y los informes descriptivos centrados en lo que ya ha sucedido, para proporcionar una mejor evaluación sobre lo que sucederá en el futuro. Se trata de generar nuevos conocimientos que conduzcan a mejores acciones.

4. Personalización.

Es una herramienta flexible que se configura según necesidades concretas. Los indicadores que pueden conformar un cuadro de mando para RR.HH. son muy variados: indicadores monetarios o de remuneración, de gestión, de comunicación, de absentismo, de formación…

5. Automatización.

Actualmente generamos una cantidad ingente de datos. Disponer de una herramienta que agrega la información automáticamente para que esté siempre actualizada y poder identificar rápidamente puntos de cambio es un elemento indispensable que libera el área de tareas ofimáticas poco eficientes.

6. Visualización.

El cuadro de mandos no solo permite acceder a información clave, sino visualizarla a través de gráficos. Ello posibilita transformar los datos puros en modelos más visuales que contribuyen a su comprensión.

7. Competitividad.

Originalmente los cuadros de mando se crearon como herramienta para empresas grandes, pero la llegada de la digitalización está permitiendo su extensión a pymes. Cada vez más, las empresas invirtien fuertemente en este tipo de soluciones para capitalizar los datos que generan.

8. Aprendizaje.

Esta herramienta hace posible conocer las causas de las desviaciones, detectarlas a tiempo y además trasladar ese conocimiento a distintos departamentos dentro de la empresa, logrando un enriquecimiento conjunto que se traduce en un aumento de la efectividad y, por tanto, de la productividad.

9. Eficiencia.

Con el cuadro de mando se establece un criterio único para la entrada de información. De esta manera, el cruce de datos se vuelve mucho más rico, obteniendo una mayor capacidad de obtener insights.

10. Adaptación.

Es una herramienta viva, que puede crecer a medida que crece el papel estratégico de los RR.HH. dentro de la compañía, siendo posible añadir nuestros indicadores, eliminar los que ya no sean útiles, etcétera. Para ello es fundamental contar con un partner experto en la solución tecnológica escogida, que aporte valor añadido y sirva como apoyo en el proceso de implantación

Desde Grupo Castilla apostamos decididamente por integrar el cuadro de mando en la gestión del capital humano, ya que la diferencia entre integrarlos o prescindir de ellos es protagonizar la imagen de los años 90 o la de 2018. Lo hemos visto en infinidad de proyectos de integración de nuestro software; para los responsables de personal supone dar un gran salto cualitativo. La razón es que de ellos ya no solo se espera que sean capaces de resolver rápidamente todas las tareas administrativas, sino que aporten conocimiento de valor para la compañía. ¿Nos vemos en 2018?